Blog

Besos mataproblemas

Hay excusas que dan pereza Silencios que te destrozan Y palabras que te queman la cabeza Hay también sonrisas que son poemas Abrazos que te dan vida Y besos mataproblemas.

Anuncios

Lo absurdo del universo

Sueño con escribir Los más bellos tristes versos Y dejar flotar dispersos Por el espacio infinito Como si fuera en un grito Lo absurdo del universo.

La frontera

El vidrio funciona como frontera, divide al mundo en dos. A nuestros mundos en dos. De un lado el mío, el de la tranquilidad de mi casa. Un mundo de silencios; de risas y llantos contenidos. Un mundo pensante y reflexivo; un mundo destrozado por la calma que sucede a la tormenta. Del otro lado... Leer más →

Pascuas

Si bien ya no me considero creyente (No al menos del Dios que nos pintan) Lo malo de haber ido a una escuela católica son los vestigios. El creer que quizá en una de esas es verdad eso del Domingo de Resurrección y te puedas pegar una vuelta por acá para darme un abrazo, tomarnos... Leer más →

Por qué escribo

Escribo porque no hablo a tiempo. Escribo porque callo. Escribo en función de mis defectos. Escribo para no estallar en mil pedazos. Escribo y si pudiera, tal vez elegiría no hacerlo. Escribo con los dientes apretados. Escribo con los labios muertos. Escribo para no pudrirme para no desintegrarme por adentro. Escribo para no morir. Escribo... Leer más →

Que difícil escribir

Que difícil escribir sin el alma plena o estallada en mil pedazos. Que difícil escribir pero si no escribo me sobran las penas y me faltan los abrazos. Que difícil escribir sin la euforia del amor o el dolor del rechazo. Que difícil escribir pero si no escribo mi vida es un globo y el... Leer más →

Bondi

Estoy en la parada esperando el 53 y todo me parece distinto. Por un instante ya no le temo a la noche, al frío, ni a la gente. Implotan las luces tras de mí, los autos acechan con sus ojos de leopardo y sin embargo me siento protegido. Ya no me altera el bullicio ni... Leer más →

Átomos

Gustavo los desordenó para hacerla aparecer y yo acá sin saber qué hacer con los tuyos para no querer volverte a ver.

Pañuelos

No asusta el color verde. Ni el pañuelo. Asusta que ahora los usen para luchar y no para secarse las lágrimas y quedarse calladas (como antes).

WordPress.com.

Subir ↑