Bondi

Estoy en la parada esperando el 53 y todo me parece distinto. Por un instante ya no le temo a la noche, al frío, ni a la gente. Implotan las luces tras de mí, los autos acechan con sus ojos de leopardo y sin embargo me siento protegido. Ya no me altera el bullicio ni... Leer más →

Anuncios

Átomos

Gustavo los desordenó para hacerla aparecer y yo acá sin saber qué hacer con los tuyos para no querer volverte a ver.

Pañuelos

No asusta el color verde. Ni el pañuelo. Asusta que ahora los usen para luchar y no para secarse las lágrimas y quedarse calladas (como antes).

Te escribo

Escribo casi siempre con la secreta ilusión de que me leas de que me sigas leyendo, o de que me hayas leído alguna vez. Quizá esta sea ahora nuestra única vía si es que tal cosa existe. Por eso lo hago, porque tal vez en una de esas quién te dice… Mientras tanto escribo. Te... Leer más →

Descubrí que no me gusta el fútbol

   Hace aproximadamente una semana, post final de la copa Libertadores, escribí acerca de las sensaciones con respecto al partido y al fútbol en general. Lo hice tal vez un poco cansado, desilusionado o desencantado con el entorno, con todo lo que sucede alrededor de él y en su nombre, pero no con el juego... Leer más →

Miedos

¿No les da miedo la muerte; el silencio; el vacío?   ¿No temen a las tormentas; la costumbre; el adiós?   ¿No los asustan las mentiras; el hambre; el frío?   ¿No les da pánico el olvido; la sangre; el amor?

Fideos con salsa blanca

Un viernes a la noche comía fideos con salsa blanca en mi casa y a las dos horas estaba eligiendo el cajón en el que íbamos a enterrar a mi papá. Así es la vida a veces, sin escalas. Los detalles ahora no importan, no todos. Lo único que me pregunto es cómo habrán sido... Leer más →

Algo, nada más

Llueve. Es agua cayendo del cielo. Solo eso. Pero también es algo más.   Escribo. Suelto palabras en un papel. Solo eso. Pero también es algo más.   Te extraño. Te extraño y no entiendo nada. Solo eso. Solo eso, nada más.

WordPress.com.

Subir ↑